Dirección: Ramiro Rojas *************Página de difusión de literatura y pensamiento independientes*************Fecha: Febrero 27 de 2010
Publicaciones

 

Ver libro en PDF

El fogonero

Correo:

letrasyalgomas@letrasy algomas.org

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cuentos y leyendas

 

Rolando

Por Omar Zavas

Recuerdo que todo empezó a complicarse ese martes de principios de julio, cuando la tranquilidad que reinaba en la desierta plaza, se vio interrumpida por el ruido de los dos automóviles que, rodeados por una nube de polvo, llegaron hasta el frente de la alcaldía. El calor era sofocante. Don Rubén, que como lo hacía todas las tardes calurosas, se encontraba sentado en un taburete que recostaba contra la pared, cerca a la puerta de la tienda, entreabrió los ojos, y aún soñoliento observó cómo los ocho ocupantes bajaban de los vehículos lentamente, sacudían el polvo de sus trajes y lanzaban miradas inquisitivas a su alrededor. (Ver texto)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Crónicas y ensayos

 

Balzac y Tolstoi: cumbres de la novela histórica


Por JUAN LEONEL GIRALDO

Conferencia en la Casa de la Cultura de Calarcá, en el II Encuentro Nacional de Escritores Luis Vidales, el 26 de junio de 2009.

Es muy placentero volver a este valle de cenizas volcánicas, cenizas plenas de fertilidad, escaso de pasado pero lleno de futuro, muy admirado por las personas que no nacieron aquí, porque el forastero tiene ese privilegio de gozar de un ojo virgen para lo que le es extraño. (Ver texto)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El rincón político

 

Quién engaña al presidente

Ya son incontables las veces que Álvaro Uribe ha tenido que convocar ruedas de prensa, llamar a los noticieros, o bien utilizar la amplia divulgación de los consejos comunales, para salir en defensa de subalternos, parientes y amigos que terminan enredados por la justicia; otras veces para afirmar que se siente engañado; algunas para regañar a sus ministros o a los miembros de sus bancadas en el Congreso, o ya para pedir disculpas, dar explicaciones e inclusive para expresar con semblante contrito que “eso no volverá a ocurrir”. (Ver texto)